Reacción y resistencia al fuego

En ocasiones nos encontramos con la duda entre dos conceptos referentes a la protección de la madera contra el fuego, Resistencia y Reacción al fuego. Vamos a decirte que es cada uno.

Es muy importante por temas de seguridad, comprender la diferencia entre reacción y resistencia al fuego. Por lo tanto, destacaremos que es de vital importancia la prevención y protección de los sistemas contra incendios y siempre recomendaremos utilizar en el barnizado de la madera, el barniz ignífugo que mejor comportamiento haya ofrecido contra el fuego.

Pero, ¿tiene sentido pintar con pintura ignifuga sobre madera o chapa?. Un barniz convencional es combustible. Un barniz ignífugo tiene como objetivo no empeorar las características de inflamabilidad del soporte aplicado. Por tanto, siempre va a ser recomendable utilizar un barniz ignifugo. Ahora bien, si se quiere lograr una certificación de un elemento estructural, todos los componentes del mismo deberían ser ignífugos para lograr el certificado.

La madera no arde rápidamente debido a su constitución y a que su conductividad térmica es baja. Como norma general a 270⁰ C comienza el desprendimiento de vapores de la madera, a 300⁰ C + una llama directa comienza a arder y a 400⁰ C sin llama directa.

Pero la madera por sí misma es un material muy resistente contra el fuego, cuando se produce la combustión, se genera una capa exterior carbonizada, que a su vez actúa de aislante protegiendo el interior de la pieza y manteniendo sus propiedades físico-mecánicas.

En líneas generales podemos decir que la reacción al fuego mide el comportamiento de los materiales y productos mientras que la resistencia al fuego mide el tiempo que un sistema constructivo es capaz de resistir el fuego.

Los parámetros que miden en los ensayos de reacción al fuego son la caída de partículas inflamadas, la emisión de calor, emisión de humos, propagación de llamas, incrementos de temperaturas, etc. mientras que en los ensayos de resistencia al fuego miden principalmente la capacidad portante, el aislamiento y la integridad durante un tiempo determinado expresado en minutos.

Con estos ejemplos prácticos, despejarás tus dudas de si debes utilizar un barniz ignífugo de reacción o resistencia al fuego. Cuando lo que vas a proteger son elementos estructurales como pilares, vigas o divisorias de plantas deberás utilizar un barniz de resistencia al fuego. Pero si lo que vas a proteger son falsos techos de madera, suelos de madera o paneles de paredes y muebles deberás utilizar un barniz ignífugo de reacción al fuego.

Tal y como establece el Real Decreto 312/2005, de aplicación a los productos de construcción y a los elementos constructivos, la reacción al fuego evalúa la capacidad de un material para favorecer el desarrollo del incendio e indica si es combustible o incombustible.

El material se clasifica mediante la asignación de una de las siguientes clases, también denominadas Euroclases, según la combustibilidad y contribución al fuego: A1, A2,B, C, D, E y F. En el caso de los revestimientos de suelos hay que añadir el subíndice fl.

En los revestimientos de paredes y techos la Euroclase viene definida por tres parámetros:

Una primera letra (A1,A2,B,C,D,E y F) indica la reacción al fuego del material en términos de inflamabilidad, desarrollo de llamas, etc. A1/A1fl No combustible. Sin contribución al fuego./ A2/A2fl No combustible. Sin contribución al fuego./ B/Bfl Combustible. Contribución baja./ C/Cfl Combustible. Contribución limitada al fuego./ D/Dfl Combustible. Contribución media al fuego./ E/Efl Combustible. Contribución alta al fuego./ F/Ffl Sin clasificar.

Un segundo parámetro indicativo del grado de producción y  opacidad de humos (s1,s2 y s3).S1 Velocidad y cantidad de emisión baja./ S2 Velocidad y cantidad de emisión media./ S3 Velocidad y cantidad de emisión alta.

Un tercer parámetro indicativo de la naturaleza de las gotas o partículas desprendidas en su caso (d0,d1 y d2). d0 Sin caída de gotas/partículas durante +600 s./ d1 Sin caída de gotas/partículas durante +10 s./ d2 Si no se declara ningún comportamiento o bien: no cumple los criterios d0 y d1, o inflama el papel en el ensayo de inflamabilidad (norma EN ISO 11925-2)

Por otra parte, los revestimientos de suelos quedan definidos por, únicamente, dos parámetros: una primera letra (A1fl, A2fl, Bfl, Cfl, Dfl, Efl y Ffl,) y un segundo relativa a la opacidad de los humos generados (s1 y s2). Los valores son similares al caso de revestimientos de paredes y techos.

En Valresa Coatings, hemos desarrollado toda una gama de barnices ignífugos cercanos a la no inflamabilidad con una garantía certificada BS1d0. Puedes conocer toda la gama de barnices ignífugos o saber más sobre la protección de la madera contra el fuego haciendo clic aquí.

Mas información