La madera un material sostenible.

La madera está llamada a ser el elemento de construcción del futuro por sus propiedades en materia de sostenibilidad, eficiencia energética en su transformación y bajas emisiones de CO2 a la atmosfera.

Ahora la madera irrumpe con fuerza en un mundo en el que hasta el día de hoy reinaban exclusivamente materiales como el hierro y el hormigón, dejando estos últimos una huella ecológica casi imborrable. Pero existe cada vez más, una corriente de personas que apuestan por la sostenibilidad y buscan una mayor conexión con la naturaleza y su entorno.

En esta búsqueda de elementos constructivos más amigables con el medio ambiente, la madera y los recubrimientos de ella para protegerla y hacerla perdurar en el tiempo juegan un papel determinante.

Desde un punto de vista medioambiental la ventaja que aporta la madera frente a estos materiales pueden ser muy numerosas, unos ejemplos de esa superioridad pueden ser:

  • Reduce de forma activa las emisiones de CO2 actuando contra el cambio climático.
  • Mínima generación de residuos en su transformación. Además los residuos ocasionados son fácilmente recuperados para nuevos productos como paneles de fibras o combustibles para fuentes de calor.
  • La madera utilizada en la construcción de casas suele provenir de explotaciones forestales sostenibles que conservan el entorno y favorecen la economía local y el desarrollo rural.
  • La madera es un material reutilizable y renovable que puede ser renovado sin límite de una forma sostenible.
  • Es un aislante térmico por lo que mejora las condiciones de aislamiento frente al ladrillo, hormigón y el acero.

Todas estas ventajas, convierten a la madera como un elemento constructivo de referencia desde el punto de vista medioambiental. Pero su utilización en distintas zonas geográficas tiene asociadas connotaciones negativas en el imaginario colectivo como su resistencia a los elementos (agua, fuego, …) o su durabilidad.

Desde nuestra experiencia, estas connotaciones negativas con frecuencia se deben a aspectos como un uso inadecuado de ciertas clases de madera, un inadecuado mantenimiento, y en general a la falta de conocimiento que en nuestra cultura tenemos sobre la madera.

Para proteger la madera contra el fuego se han desarrollado barnices ignífugos al agua, respetuosos con el medio ambiente y cercanos a la no inflamabilidad, clasificados en Reacción al fuego BS1d0 para paredes y techos y BFLS1 para suelos de madera según la norma Europea UNE EN 13501-1:07. Al mismo tiempo, valresa ha desarrollado toda una línea de protectores al agua para la madera expuesta al exterior, superando los ensayos de envejecimiento acelerado natural y artificial de acuerdo a norma UNE EN ISO 927 con una calidad garantizada.

Todos los beneficios que aporta la utilización de la madera junto con las soluciones técnicas  de estos barnices al agua respetuosos con el medio ambiente, la convierten en una de las principales opciones para construir casas y edificios garantizando  la sostenibilidad futura del planeta.

Mas información